RELACIONES BILATERALES

Perú y Venezuela establecieron relaciones diplomáticas como repúblicas independientes el 17 de febrero de 1853 y han firmado numerosos convenios de cooperación.

La historia común entre ambos países se remonta a 1823, pues el General y Libertador Simón Bolívar desembarcó en el puerto del Callao el 1 de septiembre de 1823 en el bergantín Chimborazo luego de que una comitiva enviada por el Congreso de la República del Perú, encabezada por José Faustino Sánchez Carrión, le enviara una invitación mientras estaba en Guayaquil. A dicho recibimiento asistió el presidente José Bernardo de Tagle, marqués de Torre Tagle, y su gabinete ministerial. Al día siguiente de su llegada, el Congreso lo nombra «suprema autoridad» y poco después le encarga la dirección de la lucha contra el ejército realista.

Perú y Venezuela establecieron relaciones diplomáticas como repúblicas independientes el 17 de febrero de 1853 y han firmado numerosos convenios de cooperación. Entre los objetivos comunes está promover la vinculación efectiva con bloques de integración.

También se destaca que el 18 de marzo de 1872, el gobierno peruano recibió con honores al General venezolano José Antonio Páez, asimismo, el Gobierno de Lima le concedió una pensión anual de 8.000 soles y una casa en el centro de Lima, como un gesto de gratitud en virtud de que Páez presidió una comisión de ayuda con motivo del terremoto que sufrió el Perú en 1868. Siendo esa la primera asistencia humanitaria de la que haya registro de Venezuela hacia Perú.

En julio de 1916 que el Gobierno de Venezuela gestionó ante el gobierno peruano la búsqueda de los restos de don Simón Rodríguez, maestro del Libertador, para trasladar sus restos al Panteón Nacional venezolano, tales restos fueron efectivamente encontrados por el Gobierno peruano el 22 de diciembre de 1924.

También tenemos que en septiembre de 1920, el gobierno peruano encontró los restos del prócer venezolano José de la Trinidad Morán, en Arequipa, y le fueron rendidos honores fúnebres.

El 22 de abril de 1924 Venezuela inició contactos con el Presidente del Perú, Augusto Leguía, para establecer las bases de una relaciones comerciales más intensas, efectivas y permanentes, en correspondencia el Presidente Leguía le exoneró al ganado venezolano el 50% de los derechos de importación al Perú. También se destaca que el 29 de enero de 1943 que los Gobiernos de Venezuela y Perú elevaron a la categoría de Embajadas sus respectivas legaciones diplomáticas en Lima y en Caracas.

El 16 de septiembre de 1970, se suscribió en Lima en primer acuerdo en materia de telecomunicaciones entre Perú y Venezuela con un alto sentido integracionista al convenir la operación temporal de estaciones de radio entre ambos países.

Las relaciones bilaterales comenzaron a evidenciar un impulso con la firma del Acuerdo para el establecimiento de la Comisión Mixta de Cooperación Económica Venezolano-Peruana suscrito en la ciudad de Lima, el 1 de abril de 1976, y el cual permitió un mecanismo institucional para fomentar el intercambio y el desarrollo de las relaciones de cooperación bilateral, en un marco que propició nuevas reuniones y encuentros en distintas áreas de la economía: comercial, industrial, financiera, técnica, agrícola y pesquera. También ese mismo día, fue suscrito un Convenio Básico de Cooperación Técnica que permitió re-evaluar las actividades de cooperación en función de un estímulo más científico y tecnológico al interés de desarrollar ambas economías.

El 1 de diciembre de 1994 se puso en funcionamiento la Primera Reunión del Mecanismo de Consulta y Concertación Política creado en 1991 y realizó una evaluación integral de las relaciones bilaterales. Hubo en consecuencia, un efecto dinámico en el diálogo político al más alto nivel diplomático, incrementándose los acuerdos y convenios de cooperación entre ambos países.

En el 2017 surge la Declaración de Lima, luego de que los países afines a esta instancia no lograran acuerdo para sancionar sobre Venezuela por la ruptura del orden constitucional del mencionado país debido al bloqueo de votos a favor de la resolución por parte de países caribeños.

En su último encuentro el Grupo de Lima rechazó la convocatoria de las elecciones presidenciales de Venezuela de 2018. La canciller peruana Cayetana Aljovín informó que la presencia del presidente Nicolás Maduro en la Cumbre de las Américas de 2018 «no será bienvenida en dicho encuentro», citando a la declaración de Quebec de 2001, la cual señala que «la ruptura de la democracia constituye un obstáculo insuperable para la participación de un Estado en la Cumbre de las Américas».

El inicio del 2019 marcó nuevos hechos en la situación política, con la instalación de la nueva Junta Directiva de la Asamblea Nacional, y la cercanía de la fecha de juramentación para un segundo período en la Presidencia de Nicolás Maduro. El GL el 04 de enero instó «a Nicolás Maduro a no asumir la presidencia el 10 de enero de 2019 y a que respete las atribuciones de la Asamblea Nacional y le transfiera, en forma provisional, el  poder ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas».

Con el escalamiento de las tensiones por la crisis presidencial de 2019, el bloque diplomático rechazó el nuevo gobierno de Maduro por ser «ilegítimo» y reiteró el llamado a elecciones libres de la oposición venezolana.9​ México evitó firmar el acuerdo de rechazo, mientras que en un comunicado apostó por una salida negociada entre las partes. El 23 de enero de 2019, mediante un comunicado, once de los catorce países del Grupo reconocieron al diputado Juan Guaidó «como presidente encargado de la República Bolivariana de Venezuela, en atención a las normas constitucionales y ante la ilegitimidad del régimen de Nicolás Maduro»

El 4 de febrero de 2019 en una reunión en Canadá, se aceptó incluir al gobierno interino de Guaidó como miembro del Grupo de Lima. Previamente, el presidente (E) Guaidó había designado a Julio Borges como representante de nuestro gobierno ante el Grupo.

El presidente de la República del Perú, Martín Vizcarra, recibió el 21 de febrero de 2019, las cartas credenciales del embajador designado por el presidente (E) Juan Guaidó, Carlos Scull, durante una ceremonia realizada en el Salón Dorado de la Casa de Gobierno, acompañado del ministro de Relaciones Exteriores, Néstor Popolizio.

El mandatario peruano se reunió con el embajador Scull en la Sala de Embajadores para sostener un breve diálogo sobre política internacional, y le reiteró el firme compromiso del Perú con el restablecimiento de la democracia en Venezuela, mediante la celebración de elecciones presidenciales libres, justas y transparentes, en el más breve plazo posible.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.